REGRESO A CLASES

#EnlaTorre acaba de pasar un momento que todos los papás esperamos con ansia durante el verano, “el regreso a clases” y  de eso les quiero platicar el día de hoy…

Se preguntarán por qué dije que es un momento que los papás esperamos con ansia, se acabaron las vacaciones  y empieza el regreso a clases, regresa todo a la normalidad y esto no quiere decir que no los vamos a extrañar durante las mañanas y parte de la tarde, pero seamos honestos, cuando tienes niños “sus” vacaciones son el momento en el que como mamás trabajamos más. ¿Apoco no? Después de “sus” vacaciones nosotras necesitamos vacaciones.

Empezaré contando como me fue unos días antes del regreso a clases, ya saben como buena mexicana dejé unas cosas para el final. Había pegado las famosas etiquetas y ahí me tienen pegue que pegue, pegue más que Sylvester Stallone en todas las películas de Rocky  y son como 7 jajaja.

Tampoco les había comprado los zapatos y tenis a mi Rex y a mi fedex y ahí me ven 2 días antes de entrar, comprando los zapatos, pero les confieso que mis niños no me acompañaron, me dio flojera llevármelos a probarse los zapatos, sólo los compre por su talla y vámonos… pero vámonos a cambiarlos porque les quedaron chicos, ahhh jajajaj eso me pasa por no llevarlos, bueno, sólo cambié los zapatos de Fede los de Regina si le quedaron (fiu) . Zapatos y tenis listos, por cierto los zapatos escolares de hombre son muy feos jajaja.  Pobres chamacos parecen que traen zapatos tipo Frankenstein.

Un día antes de entrar (el domingo) empezamos otra vez con la rutina de dormirnos temprano, yo estaba súper nerviosa, porque era el primer día de Fede en una escuela grande, en la misma escuela de Regina, estaba nerviosa, emocionada y hasta con ganas de llorar porque mi bebé ya iba a entrar a kinder1. No pude dormir de todas las emociones que traía en la cabeza y además porque veníamos de vacaciones, y claro, se nos pasaron los 3 a la cama, ya saben que en vacaciones se desajustan los horarios y hay que empezar otra vez la rutina,  súmale la desmañanada porque ahora entran más temprano.

Llegó el Lunes , el despertador sonó 6:30 am, despertar a Regina y a Fede  fue todo un numerito jajaja, vestir a Regina, a mi Fede que decía que no quería ir a la escuela, por fin lo logró, desayunaron algo liger, ya que tan temprano no les da tanta hambre, el lunch ya estaba listo al igual que las mochilas y llegó el momento, emprendimos el camino rumbo a la escuela. Toda la primera semana de escuela fuimos mamá y papá, sí, los 5 días y más por mi Fede porque normalmente lo lleva papá a la escuela.

Venían felices en el coche, bueno veníamos muy emocionados los 4, dejamos a Regina en su nuevo salón, pasó a Kinder 3, ya no es bebé mi princesa. Ella siempre ha sido muy segura e independiente, le tocó la misma miss que Kinder 1 (miss Claudia, yo la amo) tan tan se despidió y luego fuimos a dejar a Fede, él de verdad no saben lo emocionado que estaba, decía que iba a la misma escuela que su hermana, en fin, muy feliz, pero yo la verdad estaba nerviosa: escuela nueva, maestros nuevos, amigos nuevos, todo nuevo, obvio todo esto documentado por fotos. Llegamos al salón nos presentamos con la miss, Fede dejó su mochila y cuando entró al salón, primer paso y empieza a llorar muy feo; me decía mamá no te vayas, y yo por dentro hecha popó y queriendo llorar con mi hijo, pero lo tuve que dejar llorando, yo con el corazón apachurrado. Confieso que a la hora hablé con la subdirectora para que me dijera como estaba Fede, me dijo que estaba bien, y ya me tranquilicé. A la hora de la salida los recogí y estaban felices. Fede era el más emocionado así que me quede tranquila.

El segundo día fue igualito, Regina feliz y Fede lo dejé llorando en la escuela, los recogía y felices. El tercer día Fede dejó de llorar, me dijo antes de entrar a la escuela: “mamá ya no voy a llorar cuando me dejes en el salón” y me chiquitín lo cumplió así fue jueves y viernes, prueba superada.

Pero yo a la mitad de la semana (el miércoles) con ese nuevo horario de pararme a la 6am, no bueno me pegó horrible, sumando las desveladas, que les cuento, ahora me urgen unas vacaciones a mí, o por lo menos un día de spa jajaja, pero bueno, todo esto es parte de ser mamá.

Así que primera semana de clases CHECK y a seguir con la rutina.

A ustedes ¿Cómo les fue? ¿Desmañadas, desveladas? Cuéntenme.

Y esto fue Mamá en la Torre.

     

 

Trackback from your site.

Leave a comment