A dormir mejor

A dormir mejor

¡En la Torre! ¿Te resulta difícil dormir? Parece que no pero para muchas es una tarea difícil, pues varios de los pendientes que realizamos al día, roban una pequeña fracción de nuestras horas de sueño.

Hoy en día existen muchas formas de conciliar el sueño, pero aveces no es tan preciso… Por eso yo desde que me entere de que sería mamá de mi segundo hijo Fede empece a informarme de que ejercicios me podrían ayudar y quiero compartirlos contigo.

BOCA ABAJO 

Con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, comienza a concentrarte en todas tus extremidades comenzando por los pies. Imagina que una fuerza sobrehumana te los mantiene pegados al colchón y que tú tratas de despegarlos, pero sin un mover un pelo, claro. Cuando ya no puedas más,  

TRATRAK

Técnica milenaria que ayuda a preparar el cuerpo antes de ir a dormir. Y consiste en observar la llama de una vela que habrás situado por encima de tu nariz a un metro de distancia. “El objetivo es aguantar todo el tiempo posible que sea necesario sin parpadear. Este ejercicio mejora el insomnio, limpia la vista, promueve la concentración, relaja los ojos, calma la mente y libera pensamientos.

RESPIRACIÓN 

Realizar ejercicios de respiración abdominal antes de apagar la luz. Se trata de respirar por la nariz y con la boca cerrada, siendo conscientes de cómo llenamos el abdomen y lo vacíamos al espirar; resulta muy útil para canalizar el estrés, mejorar la atención, las digestiones y el metabolismo”, explica. 

AUTOMASAJE

Utiliza las manos y ejerce presión de la manera más simétrica posible. Incide en cara, cuero cabelludo y cuello. Y no te dejes fuera las orejas, porque de pronto descubrirás que las tienes. También puedes involucrar a las clavículas: el masaje en esa zona es especialmente relajante.

TÉCNICA 4-7-8

Coloca la punta de la lengua tras los dientes frontales. Cierra la boca e inhala aire por la nariz durante cuatro segundos; mantenlo durante siete, y expulsa a lo largo de ocho haciendo todo el ruido que puedas.  

BAÑO CONSCIENTE

Una hora antes de irte a la cama, métete en la bañera con sales o unas gotas de aceite esencial de lavanda. Tómatelo como un baño de relax, como si el agua te fuera a dar un masaje, y no como un asunto de higiene personal.

Tags: , ,

Trackback from your site.

Leave a comment