¿Cómo le vamos a poner?

#EnLaTorre el nuevo chamaco ya viene en camino, y ahora ¿cómo se va a llamar?…

Esa es una de las batallas a las que toda pareja de padres se enfrenta y obvio yo no me salvé….¿quieren saber cómo me fue?…

Pues ahí les va…. a mi siempre me han gustado los nombres extraños… digo no unos así como Hermenegildo o Céforo… o Wendolyn Neftali y esas cosas… ayyyy, si alguien de ustedes se llama así perdón, pero pues chulos nombres no son.

Y a mi marido digamos que le laten los nombres un poco más normales.

Mi primera hija se llamó Regina, porque su papá lo decidió… y a mi segundo hijo yo le puse Federico… y hasta ahí todos contentos.

Pero ahora, ¿cómo le ponemos al tercero?… pues yo dije, que se llamé Bruno…   ¿no les encanta ese nombre?… y él dijo, no, no, que se llame Diego..  ¿Diego?…

Y total que no nos decidíamos… así que pues pasé por el rito de todas las mamás y compré libros de nombres… me metí a internet a buscar significados… escribía en papel para ver cómo se veía.

Hey, no se rían, en mi caso si tengo que ver como luce escrito por una simple razón: el apellido de mi esposo es enorme… así que el nombre que eligiéramos tenía que ser pequeño para no complicarlo todo… les juro que el de Federico no cabe en las tarjetitas de presentación de la escuela…. le tengo que poner Federico Ortíz de P…. porque el Pinedo, nomás no cabe.

Pero bueno, los días pasaban y no llegábamos a un acuerdo, así que tuvimos una idea brillante: ¡que el nombre lo elija Regina!…   eh… ella mujer yo mujer, ella mi hija yo su mamá favorita…ya gané.

Pues no, Regina eligió el nombre que quería su papá.

Pero lo más hermoso es que cuando la traté de convencer de que escogiera mi opción me dio dos soluciones:

Primera: “Mamá, pues ten otro hijo para que le puedas poner bruno”… qué?, ¿otro?

Segunda: “Vamos a ponerles los dos nombres para que todos estén contentos”

mmmmm ¿Diego Bruno OrtÍz de Pinedo Torre?

Mejor no gracias, hay que aceptar que algunas batallas se pierden así que me declaro perdedora.

Hoy les anuncio que mi hijo se llamará Diego Ortíz de Pinedo Torre

y que lo espero con todo el amor del mundo…

Trackback from your site.

Leave a comment