En La Torre

TIEMPO CON AMIGAS

#Enlatorre

¿Qué tanto tiempo pasamos con nosotros después de ser mamás? Es natural que siempre hace falta consentirnos un poco, pero la mayoría de las veces sentimos cierto remordimiento de que aunque los dejamos con las personas en que más confiamos, si llegamos hacer algo solas nuestro cuerpo está ahí, pero nuestra mente esta con ellos, si están bien, si nos extrañan, cuánto los extrañamos.

Pero #Torremomz es necesario estar con nosotras, disfrutar de vez en cuando con nuestras amigas, y si es difícil dejarlos una noche, más cuando decidimos viajar de vacaciones sin ellos. Lo primero que pasa por nuestra cabeza es sentir emoción de viajar solas y sobre todo si es con amigas, piensas en el viaje, planeas el itinerario, haces la lista de todas las cosas que necesitarás e imaginas como serán esos días lejos de casa. Esa culpa que siempre sentimos por dejar a la bendición, jaja sí, el instinto y el amor incondicional de madres nos dicen que debemos cuidar y proteger a nuestros hijos 24/7 y hasta sentimos que somos malas madres.

Esa culpa se transforma en preocupación, en realidad hacemos lo que toda madre porque aunque salimos a trabajar o al super o ciertas cosas que hacemos sin ellos, viajar  es este sentimiento a la novena potencia, después de esto viene la despedida, ya que dejamos todas las recomendaciones al papá y tenemos maletas listas, ahora sí, vámonos a disfrutar de nosotras.

Esto se los recomiendo mucho aunque siempre tenemos que estar pendientes, porque es algo natural, se puede. Me acabo de ir con mis amigas a Nueva York y la pasé padrísimo, necesitaba risas, aventuras, ir de compras como lo hacía de soltera, no saben fui a espectáculos y claro que sientes que te falta algo, pero me divertí, descanse, dormí como hace mucho no lo hacía, jugué en la nieve como si hubiera regresado a mi adolescencia, tuve tiempo para mí (porque en verdad es necesario una vez cada cierto tiempo tener este tipo de experiencias) que aparte, te hacen sentir renovada y lista para estar con ellos de nuevo todo el tiempo y aunque sean poco días, uno se acostumbra rápido jeje, a comer sola, dormir a tus anchas, tomar siestas, pero ya que se acerca el momento de regresar, también da mucha emoción saber que vas a abrazar a tus hijos; si bien; el viaje fue divertido, después de unas vacaciones bien necesitadas, extrañaba mi casa, llegar y encontrar letreros de te extrañamos MAMÁ (así cómo no querer regresar, si me espera esas caritas y esos besos y abrazos hermosos de mis hijos y claro ver a mi esposo).

¿Te ha pasado algo similar? ¿Han viajado sin sus hijos? Cuéntenme a donde les gustaría ir.

Esto fue Mamá en la Torre

 

 

También podría gustarte

No hay Comentarios

    Deja un comentario